ALIMENTOS PERMITIDOS Y PROHIBIDOS EN
CUALQUIER TIPO DE DIETA

HORTALIZAS: Acelgas, alcachofas, apio, berenjena, brócoli, cebolla, col.,
espárragos, espinacas, judías verdes, lechuga, nabo,
patata, pepino, pimiento, tomate, zanahoria

*siempre crudas, cocidas o asadas nunca fritos.

CEREALES

PERMITIDOS:
Arroz blanco e integral

PROHIBIDOS: Paella, pan blanco, buñuelos, galletas, pasteles, macarrones
pasta de sopa, fideos a la cazuela, canelones

 

FRUTAS O LEGUMBRES

PERMITIDOS
: En general todas las frutas frescas en pequeñas cantidades
Zumo de fruta sin azúcar
Guisantes cocidos.

PROHIBIDOS: Plátanos, uvas, frutos secos, albaricoque y melocotón secos,
higos secos, castañas, nueces.
Mermeladas y jarabes de frutas.


PRODUCTOS LÁCTEOS Y HUEVOS

PERMITIDOS: Huevos cocidos, pasados por agua, revueltos, tortillas, leche desnatada
quesos con baja cantidad de grasa, yogur

PROHIBIDOS: Huevos fritos, tortilla española, helados, leche condensada y evaporada,
nata, mantequilla, quesos azules tipo Roquefort, quesos curados, Gruyère
Emmental, Gouda, etc.

 

GRASAS Y ACEITES:

PERMITIDOS: Aceite de oliva de todo tipo (refinado, virgen, etc.) aceite de girasol,
aceite de maíz, margarina vegetal.
*todos los aceites en crudo.

PROHIBIDOS: aceites, mantequillas y margarinas fritos, manteca de cerdo.

 

PESCADOS Y MARISCOS

PERMITIDOS: Todo marisco cocido o abierto al vapor, bacalao hervido o plancha,
pescado blanco a la plancha, vapor o hervido, ostras crudas,
sardinas asadas.

PROHIBIDOS: Anchoas, atún y sardinas en conserva, bacalao frito o en salsa, caballa,
todo pescado o molusco frito, salmón ahumado.

 

CARNES Y AVES:

PERMITIDOS: Costillas a la plancha, cualquier carne a la plancha, horno o barbacoa.
* El pollo siempre sin piel, y la carne sin grasa.

PROHIBIDOS: Costillas de cerdo fritas, jamón que no sea serrano o en dulce,
pierna de cerdo asada, oca, pato, pavo, faisán, liebre, jabalí,
carne ahumada y en conserva, todo tipo de embutidos.

 

Ganamos peso porque ingerimos más calorías de las necesarias. Las dietas "milagrosas" son peligrosas, no sirven para nada y provocan en el mejor de los casos un efecto "yo-yo", es decir se pierde rápidamente y se recupera todavía más rápido.

No hay que tener prisa para perder peso, nunca es aconsejable perder más de un kilogramo por semana y ya es mucho, hemos de pensar que debemos dar tiempo a nuestro metabolismo para asimilar la nueva situación y evitar la destrucción de tejidos que nos acarrearía graves consecuencias.

Es el problema del ayuno, unos pocos días reducen las grasas pero al mismo tiempo sesufren los mismos problemas que con las dietas rápidas.

El ejercicio ayuda considerablemente a equilibrar nuestro organismo, tonifica los músculos y nos ayuda a evitar la flacidez que acompaña a la perdida de peso, pero no nos sirve como único medio de bajar peso, pues para perder un solo kilo de grasa deberíamos dar un largo paseo de 150 km., totalmente inviable, añadiendo además que mucho ejercicio incrementa el apetito.

El mejor ejercicio sin duda es andar, no tiene contraindicaciones y sus beneficios son extraordinarios, ya sabéis el lema "quien mueve las piernas mueve el corazón". Andar todo lo posible controlando lo que comemos es la mejor garantía de que perderemos peso sin volver a ganarlo.

Hemos de reeducar nuestro hábitos alimentarios y mantenerlos, no solo
conservaremos la línea sino que estaremos sanos y tendremos una mejor calidad de vida.